jueves, 17 de noviembre de 2016

Libros electrónicos de Carlos de la Torre Paredes

Lee los 8 libros de Carlos de la Torre Paredes

En AMAZON ESPAÑA

Los viejos salvajes - Herederos del cosmos

Rick Gonzales, experimentado mercenario interespacial y antiguo combatiente, transporta prisioneros de un confín a otro de la galaxia cuando es atacado y obligado a refugiarse en un asteroide. Sin embargo, en lugar de encontrar seguridad, se topa con uno de los peores males a los que se enfrentará la humanidad.
Pero Rick no estará solo. Sus antiguos compañeros de combate – los viejos salvajes – vendrán en su ayuda de la forma más inesperada.


Los viejos salvajes – primer libro de la saga Herederos del cosmos – es una ópera espacial llena de acción, suspenso, altos grados de violencia y referencias a la cultura de ciencia ficción popular como Alien y Star Wars. Fue galardonada con una mención honrosa en el IV Premio Cámara Peruana del Libro de Novela Breve 2012.

*


El señor de la guerra - Campos de batalla I
Un muchacho vuelve de la guerra cuando su madre ha dejado de esperarlo. La noche anterior a su regreso, una presencia invisible y de voz metálica le dijo a la mujer que su hijo estaba muerto. La mujer, confundida y desconfiada, le pide al joven que le cuente lo que ha vivido, buscando, de esa forma, a su hijo en las palabras.
El joven cuenta su campaña militar desde que salió de casa hasta su regreso, hablando de las batallas, los saqueos, emboscadas y todos los pormenores que lo llevaron a desertar y estar de vuelta a poco más de un año de su partida.

Llena de acción y aventura, hiladas por una buena narración, este drama bélico del escritor peruano Carlos de la Torre Paredes, nos introduce en un mundo fantástico-medieval, donde la violencia y la muerte son las herramientas del poder y, a la vez, las cadenas del destino.

*



Cuando la sangre importa - Campos de batalla II
$ 2 99
La batalla sobre la meseta de Tampobaca terminó. El ejército del Reino de Letty se retira desordenado, abandonando tropas a su suerte en territorio enemigo. El sargento Ragadar se ha topado con un joven soldado, noqueado durante la batalla, y logra despertarlo. Tienen poco tiempo antes que las tropas del Reino de Pantera vayan tras ellos. 
Será un largo camino hasta cruzar la frontera. Junto a compañeros que van y vienen, los sobrevivientes enfrentarán distintas dificultades que los irán retrasando y llevando por diferentes rumbos, siempre guiados por el inquebrantable destino y la intervención de espíritus que se mueven entre los mundos.

Con una prosa ágil, el autor nos introduce en un mundo fantástico-medieval, repleto de acción y aventura, donde el destino es el incierto pan de cada día, y la violencia no es más que una expresión de la supervivencia. 

*


Esencia cardíaca
$ 0 99
Rocco no se siente bien. Desde la madrugada lo aqueja un perforante dolor en el pecho que casi no lo ha dejado dormir, y peor aún, se ve fatal, prácticamente ni se reconoce frente al espejo. También experimenta ansias que nunca antes conoció y una extraña sabiduría que lo hace creerse loco. Pasará el día intentando comprender el porqué de su malestar y buscando la forma de terminar con él.
Por otro lado, Winston es un soldado americano que se dirige a una de las playas de Normandía para formar parte del famoso desembarco del Dia “D”, que se dio durante la Segunda Guerra Mundial. Mientras descansa en su barraca, un extraño y sobrenatural soldado se le acerca para decirle que ninguno en su batallón sobrevivirá, pero que, sin embargo, él tiene una oferta que podría interesarle…

Llevándonos de espacios comunes hasta rincones inexplorados de la voluntad, dónde no todo es lo que parece, el autor peruano Carlos de la Torre Paredes, valiéndose de una prosa dinámica, utiliza este relato de terror y suspenso para introducirnos en una realidad dónde el mal está siempre acechante y se toma grandes licencias cuando se lo permitimos.
*

SOS - Herederos del cosmos
$ 0 99
Un grupo de soldados y científicos de la Federación Latina, atrincherados en una base de investigación alejada de todo, se encuentran rodeados por tropas enemigas. Se confiaron creyendo que la guerra no llegaría hasta su posición y eso les costó el perder una parte importante de su base, dejándolos sin alimentos y sin naves para escapar del planeta ADC-13-Nocte.
Ante esta situación, a los latinos solo les queda pedir refuerzos y esperar por ellos. Sin embargo, todos son conscientes de que cualquier ayuda tardará mucho más que los días que podrán soportar sin alimentarse. Por lo que para mantener a las tropas moralizadas y conscientes de la importancia de su trabajo, los científicos deciden revelar sus verdaderas razones para encontrarse en tan inhóspito lugar.

Parte de la saga de ciencia ficción Herederos del cosmos, del autor peruano Carlos de la Torre Paredes, este relato de fácil lectura nos introduce en un mundo dominado por la política y la guerra, en el cual las necesidades geopolíticas de las federaciones, y la valentía y compromiso de sus ciudadanos, determinan el futuro del cosmos. 
*

Talk show
$ 0 99
Javier llega a casa esperando que Vanessa, su esposa, no lo detecte, tomó algunas copas con los amigos y por eso ha tardado más de la cuenta; sin embargo, ella está ahí, esperándolo en el sillón que da a la entrada de su casa, lista para recriminarle todos sus malos hábitos, y por malgastar el dinero que tanto necesitan… Él sabe que está en falta, que el dinero que gana como mototaxista no le alcanza para darse las libertades que se da con sus amigos y con las chicas que cobran por su compañía. 
Tiene que hacer algo que le de dinero fácil, y, según recuerda, alguna vez escuchó que un compañero de la empresa de mototaxis en la que trabaja tiene la forma de conseguirlo: Deberá participar, junto a su familia, en el Talk Show “Malenestra en el 18”, conducido por Doña Malenestra, la “bruja” más famosa de la televisión nacional.

Cargado de tensión y violencia articuladas por una prosa fluida, este relato de humor negro del autor peruano Carlos de la Torre Paredes utiliza la miseria para retratar una realidad sumida en la desesperanza, y que por momentos nos hace pensar en nuestra propia realidad.
*

Tabaco con hierba no es magia
$ 0 99
Eduardo llama a Alfredo y le pide que vaya a su casa, está desesperado: algo ha pasado con Vinny. Cuando llega, Eduardo le cuenta que estaban jugando con un pequeño libro de magia mientras fumaban marihuana y, de pronto, Vinny desapareció. Pero hay más, Eduardo está seguro que ha convertido a su amigo en una bola de helado que encontró en la silla dónde estaba sentado y la cual guardó con mucha precaución en el congelador.
A partir de entonces empezará la carrera por encontrar a Vinny, para lo cual el par de amigos se enfrentarán a diversos desafíos que afrontarán siempre con cigarros de marihuana o tabaco entre los labios.

Irreverente al extremo, este relato de humor negro del escritor peruano Carlos de la Torre Paredes, quien le aplica una prosa ágil y directa, juega con los límites de nuestra ética y moral para introducirnos en una realidad dónde la magia y otros mundos existen, y están al alcance de quién se dé el trabajo y esté lo bastante loco como para buscarlos.

*

Son pocos pero son
$ 0 99
Unos niños están jugando a la guerra en los límites de su pueblo cuando a la distancia ven a tres extraños acercándose. Quedan impresionados no solo porque el grupo de foráneos ha cruzado el lesivo yermo andino para llegar hasta su pueblo, sino porque, además, estos llevan armas, y de gran calibre.
Durante años el pueblo se ha encontrado sometido bajo el dominio de un grupo de delincuentes llamados los Sádicos, en gran medida debido a que la falta de municiones no les permitió defenderse cuando estos llegaron. Es por eso que la aparición de los foráneos puede significar una oportunidad que el pueblo no desaprovechará, estando dispuestos a todo con tal de conseguir su ayuda.

Relatando con dinamismo un escenario cruel y miserable, lleno maldad, necesidad y desesperación, el autor peruano Carlos de la Torre Paredes nos introduce en un mundo consumido por los seres humanos, en dónde el más fuerte se impone y aplasta a los otros, generando un aterrador drama no apto para susceptibles.

*

martes, 16 de agosto de 2016

(Vídeo) Carlos de la Torre Paredes conversa con Gabriel Ruiz Ortega en Librería El Virrey de Lima

El día 12 de agosto de 2016, en la Librería el Virrey de Lima, el crítico literario Gabriel Ruiz Ortega conversó extensamente con el autor Carlos de la Torre Paredes sobre su trabajo literario, además de su visión y propuestas respecto a la realidad editorial y cultural peruana.











viernes, 29 de julio de 2016

(Vídeo) Sinopsis de Herederos del cosmos - Los viejos salvajes

Para quienes quieren saber de qué trata mi novela "Herederos del cosmos - Los viejos salvajes", la cual pueden encontrar en cualquier librería de Lima, aquí les dejo una pequeña sinopsis... sin spoilers :)








jueves, 28 de julio de 2016

(Vídeo) Presentación de la 3ra edición de HDC-LVS, de Carlos de la Torre Paredes

Presentación de la tercera edición de Herederos del cosmos - Los viejos salvajes (HDC - LVS), novela de ciencia ficción peruana, del escritor Carlos de la Torre Paredes, durante la 21° Feria Internacional del Libro de Lima; el formato consistió de una interesante entrevista realizada por el periodista Diego Bardalez.




sábado, 16 de abril de 2016

S.O.S (Herederos del cosmos) en Amazon




A la venta en Amazon: http://adf.ly/1ZwlaV

Cuento de ciencia ficción, sobre un grupo de soldados encerrados en su base y rodeados por los enemigos. 
Las tropas harán hasta lo imposible por mantenerse con vida y resguardar los secretos que esconden en su posición.

*Parte del mundo de "Herederos del cosmos".

*La edición cuenta con imágenes del dibujante Diego Legua.




martes, 12 de abril de 2016

El señor de la guerra - Campos de batalla I (Libro completo)






La puerta se abre de golpe dejando entrar viento helado y varias gotas de lluvia. Una voz de inframundo le anuncia que su hijo ha muerto. La madre, devastada, no es capaz de comentárselo a su marido cuando este llega, herido en la pierna debido a una mala caída.
Pero al día siguiente el hijo ha vuelto y está sentado mirando a sus padres descansar. La madre se emociona pero siente desconfianza, ¿qué fue lo que sucedió la noche anterior?, ¿es realmente su hijo?… Para asegurarse, le pide que le cuente lo que vivió en los campos de batalla, luchando por señores de la tierra que llegaron a llevárselo con banas promesas sobre honor y gloria por blandir una espada, esperando reconocer a su hijo en las palabras.
El señor de la guerra, primer libro de la saga de fantasía épica Campos de batalla es un libro sobre violencia, resignación, engaño y arrepentimiento. Es la historia de una familia envuelta en los pesares de la guerra; de un hijo que regresa a casa y de una madre que dejó de esperarlo. Es una historia fantástica, ambientada en un mundo distinto y sombrío, con reglas y tradiciones propias, donde seres sobrehumanos y espíritus malignos conviven y se enfrentan, donde la violencia y la muerte son las herramientas del poder y, a la vez, las cadenas del destino.
“Carlos de la Torre Paredes es sin lugar a dudas un narrador magistral. Esta novela… nos ofrece múltiples lecturas…” (Tanya Tynjälä, Amazing Stories).
“El señor de la guerra – Campos de batalla I, demuestra que este tipo de ficciones, bien hechas, pueden ser mucho más que simple entretenimiento y evasión.” (Javier Ágreda, La República).
“Quizás la principal virtud, además de la ambición del autor por poner en carpeta una novela de este corte, es la fluidez de la prosa y su variedad de recursos creativos a la hora de recrear batallas.” (Gianfranco Hereña, El buen librero).
  • A la venta en casi todas las librerías de Lima con el nombre de Campos de batalla.

lunes, 28 de marzo de 2016

(Cuento) Herederos del cosmos: Cuestiones de poder



Los barrios bajos de la capital, iluminados solo por luz artificial, repletos de basura, charcos de agua sucia y orines, locales de mala reputación; guarida de vagabundos, drogadictos y delincuentes y demás seres nefastos; quienes parecen haber olvidado la noche eterna que se sume sobre ellos en forma de rascacielos inescrutables y esmog de industrias clandestinas que pululan y alimentan a toda la superficie; son el hogar de Edduard.

Él se dedica a un negocio muy rentable pero, a la vez, riesgoso; y no porque la autoridad esté preocupada en perseguir a quienes distribuyen droga en los barrios bajos, sino por la competencia.

Hace solo unos días asesinaron a uno de sus amigos. Lo conoció por años y más de una vez éste le salvo el pellejo de la policía y también de otras bandas… Son cosas que pasan. A la semana pierde algún colega. ¿Cuándo le tocará?... Tarde o temprano.

No importa. No le teme a la muerte. Al entrar en el negocio con Las Sanguijuelas Genocidas, le explicaron todo; le hicieron entender que tenía solo dos posibilidades en la vida: sacarse la mierda para vivir de forma prolongada pero miserablemente en los barrios bajos, o arriesgar la vida con tal de gozarla, de tener en poco tiempo lo que no tendría ni cuando fuese anciano.

Aun así, no esperó vivir todo lo que vive; las cosas suceden más rápido de lo que se imaginaba… también duerme menos, pero eso no le importa. Le gusta lo que vive. Es más de lo que esperó y se siente emocionado. Ya llegó a su décimo asesinato. Todo un logro en las calles.

Suena su comunicador. Lo despierta.

-             ¿Sí?

-             La banda se está juntando. Las Calaveras vienen.

Las putas Calaveras de Hierro, una de las bandas fronterizas con la que casi todos los días tienen escaramuzas, y la más poderosa de todo ese sector de los barrios bajos.

-            … Ya voy.

La información siempre llega a tiempo. Hay ojos y oídos por todas partes y los drogatas sueltan la lengua por una bolsa de ácido; así luego les cueste la vida.

Edduard, desnudo sobre su cama, termina de desperezarse y se levanta.

-            Guardar cama – dice aún somnoliento.

Una habitación de dos por dos no es demasiado, pero es más de lo que muchos tienen. La pared se abre y el catre empieza guardarse dentro. Tiene el espacio suficiente para lo que necesita. Luego conseguirá algo mejor, ya tiene el dinero, pero no saldrá de su territorio.

Se dirige al armario y éste se abre automáticamente. Se vestirá con el enterizo de la banda: Necesitará comodidad. Toma el sintetizador del enterizo y lo oprime… Listo. Toma también el subfusil, la pistola y el cuchillo de plasma…

No hay tiempo que perder lavándose la cara ni orinando. Luego de la pelea habrá tiempo para mearles la cara a los enemigos heridos antes de ejecutarlos.

Llega al bar de Loky, donde la banda siempre se reúne, en el centro mismo de su territorio.
-       Parece que vienen con todo. La policía no se meterá, ya está tranzado – dice Julián Rodriguez, jefe de la banda, una vez la mayoría está presente.

Un poco de dinero basta para comprar favores y conseguir “amigos”. Muy pocas veces la policía interviene en los barrios bajos; solo cuando se realiza algún operativo de rutina para tener contentos a los que viven arriba o cuando algunos oficiales corruptos quieren parte de las ganancias del mes.

Pero la policía es lo de menos, esta vez las Calaveras vienen a borrarlos del mapa... Tiene sentido, hace unos días las Sanguijuelas les mataron a uno de sus líderes; un equipo de guerra entró a su territorio y masacraron a los soldados. Una respuesta inmediata era lo lógico, y está sucediendo. ¿Qué esperaba Julián al mandar a ese equipo? ¿Quería empezar una guerra contra la banda más poderosa de la zona?... Pues la empezó.

Las calaveras tendrán un solo lugar al que llegar. Los casi doscientos soldados que conforman a las Sanguijuelas sincronizan sus comunicadores y entran a uno de los gigantescos bloques fronterizos. Piden a los vecinos cerrar y trancar sus puertas, y toman posiciones. Se cubren tras los restos de vehículos oxidados, tras los pequeños muros y gigantescas columnas de duro metal que se elevan casi hasta el infinito, y las bancas y adornos del mismo material irrompible, que debieron servir para mejorar la calidad de vida en los barrios bajos…

A lo largo de todo el territorio, los demás bloques cierran sus inexpugnables puertas, preparadas para resistir tormentas solares. Solo queda esperar; ellos sabrán a dónde dirigirse: hay ojos y oídos para todos.

-         –   Ahí vienen. Preparados – dice Julián a través del comunicador.

Edduard acaricia su subfusil. Tendrán que entrar al bloque por la única gran puerta que dejaron abierta.

La inmensa explanada del bloque, repleta de Sanguijuelas ansiosas, con sus cuatro enormes escaleras que llevan hacia todos los pisos que conforman ese condominio, totalmente separado del resto de la interminable torre que tiene encima, se encuentra en completo silencio.

Todos están tensos. Las Calaveras los superan en número.

A Edduard le resbalan gotas de sudor frío por la frente. Nunca ha estado en una batalla tan grande. Una cosa es chocar con los enemigos en las fronteras y luego salir corriendo... En los meses que lleva con las Sanguijuelas, nunca ha pasado de eso. Es más, se impresionó al enterarse que un equipo de guerra de siete soldados había entrado al territorio de las calaveras para matar a uno de sus generales.

¿Qué sentido tenía empezar una guerra contra un enemigo que podría aplastarlos?... Es irrelevante, Julián manda y las Sanguijuelas obedecen; así funciona y hasta que Julián muera nadie cambiará eso.

Un vehículo negro de las Calaveras de Hierro entra volando a toda velocidad. Sus soldados que sacan la mitad de sus cuerpos por las ventanas empiezan a disparar rayos y granadas de sus pesados rifles. Las Sanguijuelas responden al fuego. Otro vehículo de las Calaveras entra detrás y luego otro y otro y dan vueltas alrededor de la explanada mientras disparan con todo lo que tienen. Su infantería empieza a entrar por la puerta.

Edduard tiene a una calavera en la mira. Dispara y le abre tres agujeros en el tórax... Pero son demasiados y están mejor armados; llevan artillería pesada. Las Sanguijuelas empiezan a retroceder muchos suben por las escaleras buscando mejores posiciones para repeler el ataque. Más vehículos de las calaveras entran por la gigantesca puerta. Un misil impacta a uno de los vehículos y éste se estrella dejando una estela de fuego y destrucción mientras se arrastra.

De pronto, de uno de los pisos del bloque salen volando dos vehículos de las Sanguijuelas, para dar caza a las naves enemigas. El vehículo de las Calaveras que se había estrellado explota. Aparecen más refuerzos de las Sanguijuelas: Uno tras otro, salen volando vehículos de los distintos pisos del condominio.

Edduard corre desesperado hacia las escaleras. A pesar de los refuerzos, avance de las Calaveras parece indetenible.

Una tras otra, las Sanguijuelas caen durante el repliegue. Una nave de las calaveras impacta a una de las sanguijuelas y estallan en una amalgama de fuego y esquirlas que hiere a soldados de ambos bandos.

Edduard Logra llegar hasta el segundo piso del bloque, desde donde Julián dirige la defensa de su territorio.

Ahí está él, cubierto tras una barrera de energía, inmutable, como si no importara cuántos de sus soldados mueran con tal de terminar con el enemigo… Debe tener un plan. No podría estar tan tranquilo si no lo tuviera. Podría cerrar el bloque y enfrentarse tan solo a las Calaveras que están dentro. Pero no, hay algo en su mirada que le indica a Edduard que su jefe lo que quiere es terminar por completo con el enemigo, además, el momento de dar esa orden ya pasó.

-          –    Aguanten. No podemos perder el segundo nivel – dice a través de los comunicadores.

No resulta fácil. Las Calaveras avanzan raudas, indetenibles, cociendo a tiros a las Sanguijuelas que intentan detener su arremetida… Empiezan a subir por las escaleras.

-         –     ¡Ya! – vocifera Julián. Confundiendo por un momento a sus tropas.

Solo sus generales son conscientes de lo que sucede. Decenas de explosivos destrozan a los soldados enemigos y también unas tantas Sanguijuelas sobre las escaleras. Por un instante todo es confusión. Los disparos cesan. Se escuchan gritos de dolor y súplicas de auxilio. Los cuerpos seccionados caen por todo lo ancho de la explanada. Solo los vehículos continúan en movimiento, esquivándose los unos a los otros. Pero pronto, el infierno retorna.

Edduard se espabila y vuelve a disparar cubierto tras el pequeño muro que lo separa del vacío. Ve claramente cómo decenas de Calaveras siguen entrando por la gran puerta que no se cierra. ¿Qué espera Julián? En pocos minutos doblegarán por completo sus defensas y estarán perdidos… ¿Qué espera?...

Se escuchan explosiones fuera del bloque. ¿Qué sucede? ¿Refuerzos? Edduard no lo cree, todos los soldados de las Sanguijuelas están luchando en el bloque, y si no, por lo menos la mayoría… un puñado de tropas no podría hacer la diferencia. Pero la nave verde, típica de las Serpientes, seguida por otra roja, color característico de los Zorros Hambrientos, lo hace comprender todo de inmediato.

Una alianza. Una alianza de los pequeños para derrotar al grande.

Decenas de soldados vestidos con enterizos de distintos colores entran disparando a las Calaveras que responden como pueden el ataque por ambos frentes.

Todo termina en cuestión de minutos. La sorpresa vence con facilidad a la banda más poderosa de los barrios bajos. La sorpresa y la unión de los pequeños que, como un puño, golpea mortalmente al enemigo, cambiando las condiciones de lo que sucede y sucederá.

-             Hermano – Julián toma del hombro al líder de las Serpientes –, hermano – y ahora al líder de los Zorros, y pasa la mano hacia el jefe de los Robles Torcidos –… Hermanos... Hoy logramos algo importante. Hoy decidimos nuestro destino y vencimos. Toda esta sección nos pertenece y si sabemos sacarle provecho seremos aún más poderosos y podremos avanzar hacia los territorios de los Carmines y los Mongoles. El universo es el límite si nos mantenemos firmes y sólidos como un puño. Gracias al Zorro Miguel tenemos esto; él tuvo la visión...

Tropas de todos los bandos están presentes. Las Sanguijuelas son las más golpeadas: perdieron casi la mitad de sus soldados y unos veinte están heridos de gravedad. Pero eso es nada ante el fin conseguido; y todo se mantuvo en estricto secreto. Edduard nunca se hubiese imaginado una alianza con quienes por años se enfrentaron, pero si algo le ha enseñado la vida, es que en temas de poder y de créditos, nada es definitivo.

Ya antes había escuchado hablar del Zorro Miguel, líder de los Zorros Hambrientos, asesino inmisericorde que según contaban ya llevaba casi un centenar de ejecuciones y muchos más asesinatos en enfrentamientos. Alguien en quien no confiar… al igual que todos los reunidos en la explanada del bloque, indiferentes ante los cadáveres sanguinolentos y restos de cuerpos que los rodean.

-          Gracias, Julián – responde el Zorro –. Sé que al principio te fue complicado entender por qué te busqué; pero ya viste los resultados. Y es que la respuesta siempre la tuvimos en frente, solo había que tomarse el tiempo de verla. Las Calaveras cometieron el error de confiarse. Es un error común… Incluso tú, Julián, has cometido ese error… Solo puede haber una cabeza y… conversando con todos creemos que… – el Zorro desenfunda su pistola laser y destroza de un tiro el rostro, perplejo y desencajado, de Julián – esto debe quedar entre los “pequeños”… Bueno – dice dirigiéndose a las Sanguijuelas huérfanas –, depende de ustedes. Suman o se restan.

     Edduard, así como las demás Sanguijuelas, sin pensarlo demasiado, deja caer su arma y responde que sumará.